Pequeños comercios de El Bronx exigen más protección al NYPD ante probables protestas tras las elecciones

0
356

A dos semanas de las elecciones presidenciales “más controvertidas en la historia”, como advirtió un memorando interno del Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD), se previene que los uniformados de la Gran Manzana deberán estar preparados para un despliegue especial ante un posible escenario de intensas protestas, saqueos y violencia, como el registrado en el pasado verano.

Esta advertencia empieza a inquietar a pequeños comerciantes de El Bronx que fueron blanco de destrozos, de los cuales cuatro meses después, todavía tratan de recuperarse.

Uno de esos afectados fue el bodeguero dominicano José Ortiz, de 50 años, que desafortunadamente está en el grupo de los 50 pequeños comerciantes de El Bronx que fueron víctima de actos vandálicos que afectaron a varios puntos de Fordham Road y la avenida Burnside, en medio de las protestas por el asesinato del afroamericano George Floyd en Minneapolis. Este pequeño emprendedor señaló que la seguridad en ese vecindario es un tema que lo sigue inquietando.

“De manera normal, hay mucha inseguridad. No hay policías. No nos queremos ni imaginar más hechos violentos”, expresó el isleño.

Ortíz cuenta que pudo reabrir las puertas de su negocio, luego de muchos sacrificios económicos, pues no recibió ningún alivio financiero por parte de la Ciudad.

Y es que el gremio de los bodegueros, uno de los comerciantes más comunes en el ‘paisaje’ de la Gran Manzana, ya empezó a levantar las alertas ante los vientos que podrían traer una segunda ola de violencia “de alta frecuencia, gran tamaño e intensidad” como pronostica la Uniformada.

“Tuvimos la tormenta perfecta”
Fernando Mateo, portavoz de la Asociación de Bodegueros de América (UBA) destaca que como gremio han tenido conversaciones constantes con las autoridades de NYPD para tratar de exigir un plan de acción ante un posible nuevo capítulo de saqueos, en un ambiente de inseguridad que de manera cotidiana ya los afecta.

“Ya tenemos la experiencia del vandalismo de junio que afectó a un grupo de nuestros miembros. Nos ofrecieron miles de ayudas financieras. Y no pasó nada”, exclamó Mateo.

El vocero de UBA destacó que lamentablemente estos comerciantes están a la “merced de sus propias comunidades” en un momento en el cual los mismos oficiales de policía están intimidados y padeciendo recortes presupuestarios. Todo se traduce en menor cantidad de uniformados en las calles.

“Vivimos en el verano la tormenta perfecta en contra de los pequeños comerciantes. Aspiramos que esto no se repita. Fueron muchas cosas. Por un lado la pandemia, las protestas violentas, delincuentes que por las reformas son capturados y salen libre. Además el asedio de los políticos de la ciudad a la institución policial, que afecta su eficiencia en los vecindarios pobres, que es donde los vándalos más actúan”, explicó Mateo.

“Esperamos más acción”
En algunos casos durante las incendiarias protestas contra la brutalidad policial, que se registraron este año en la ciudad de Nueva York, en sectores de Queens, el Alto Manhattan y El Bronx la misma comunidad salió en defensa de los pequeños comercios, cuando presentían la presencia de manifestantes con ánimos vandálicos y destructivos.

Pero la noche del 1 de junio y en las horas previas al amanecer del día siguiente, los saqueadores llegaron a varias tiendas de Manhattan que vendían artículos de lujo, pero al mismo tiempo en El Bronx grupos atacaron a docenas de pequeñas empresas en Fordham Road y la avenida Burnside.

“Me dio mucho dolor ver en las cámaras que muchas de los saqueadores eran muchachos de aquí del vecindario. Eso es lo que más duele. Ahora, como se escucha van a venir más problemas, espero que tengamos más protección y una policía más fuerte. Las grandes tiendas de Manhattan tienen sus seguros. ¡Nosotros no!”, exclamó una empleada de un establecimiento cuyas ventanas fueron destrozadas en la Avenida Burnside.

En medio de los clamores de más presencia policial y los temores de que una nueva cadena de manifestaciones terminen afectando a los sectores comerciales más vulnerables, el NYPD asegura que empezaron a entrenar a oficiales en tácticas especiales, cuando todo perfila que la Gran Manzana podría ser el epicentro de largas protestas.

Oficiales de diferentes brigadas reciben entrenamiento especial ante posibles tensiones electorales. (Foto: Fernando Martínez)
NYPD se prepara
Un comunicado interno que circuló en las sedes de la Policía de la ciudad de Nueva York y que fue divulgado por medios locales esta semana, especificó que los comicios presidenciales del 3 de noviembre podrían ser la antesala de manifestaciones masivas en las calles.

“Existe una gran probabilidad de que el ganador de las elecciones presidenciales no se decida hasta dentro de varias semanas. En consecuencia, debemos anticiparnos y prepararnos para las protestas que probablemente se extiendan hasta el año 2021“, establece un memo atribuido a Dermot Shea, comisionado de NYPD.

Ante este alerta, que se hace expansiva en varios rincones de la ciudad, Fernando Mateo de UBA asevera que los pequeños comerciantes deben iniciar ya una cruzada para exigir más seguridad.

“Que vandalicen a una tienda Luis Vuitton, no es lo mismo que a un bodeguero. Estamos hablando de años de sacrificios y ahorros que se pueden perder en un minuto. Tenemos el reto de exigir a las comisarías de los vecindarios un plan más claro”, subrayó.

Evaluando multitudes
De acuerdo con el subjefe del NYPD, Samuel Wright, los uniformados de ese cuerpo policial no han realizado entrenamientos de vigilancia de protestas en esta escala desde 1990. Hasta la fecha, se han capacitado a 8,600 oficiales en su Academia de Policía en School Level en Queens.

“Descubrimos que era esencial supervisar con nuestros oficiales los métodos, las pautas y los procedimientos correctos, porque se podría tratar de grandes manifestaciones. Teníamos décadas sin retos como estos”, dijo Wright.

En el marco del programa de capacitación de los posibles escenarios de protesta, grupos de 150 a 200 agentes reciben 2 horas y media de instrucción sobre el manejo de protestas públicas. A los agentes se les enseña cómo evaluar a las multitudes para detectar posibles problemas de seguridad e identificar situaciones y personas potencialmente perturbadoras.

Los oficiales además reciben entrenamiento táctico que retratan multitudes de manifestantes con comportamientos que van desde pacíficos a desordenados.

“La instrucción complementa los esfuerzos de NYPD, incluidas las evaluaciones de inteligencia de posibles acciones de protesta y el sistema de videos del departamento que proporciona transmisiones en vivo de los espacios públicos. Toda esta capacitación es para hacer que la gente de la ciudad de Nueva York esté segura y garantizar que el derecho a la protesta se pueda practicar libremente, sin disturbios” compartió Wright.

Uniformada en el paredón
Tras los eventos violentos que sacudieron a la Gran Manzana entre mayo y junio, el gobernador Andrew Cuomo y hasta el presidente Donald Trump cuestionaron que los uniformados neoyorquinos no hayan utilizado mano dura para frenar el vandalismo. Pero en contraste, organizaciones vinculadas con el movimiento ‘Black Live Matter’ calificaron algunas tácticas de detención como desproporcionadas y violentas.

Comerciantes consultados por El Diario en El Bronx cuestionaron que muchos de los revoltosos capturados con las “manos en la masa” fuesen liberados por los tribunales, enviando un mensaje que se puede hacer daño a la propiedad privada sin recibir un castigo.

“Tenemos un terrible precedente en junio. Quienes presionaron para que se le quite presupuesto a la policía no viven en los vecindarios pobres que es donde día y noche la delincuencia es un azote. Vimos cómo hasta un cajero de la ATM fue desprendido de una bodega en el Bajo Manhattan, cómo nuestros comerciantes son golpeados porque le dicen a los clientes que usen mascarillas. No nos queremos imaginar que venga otra ola de violencia”, concluyó Mateo.

El costo de los saqueos
450 negocios de la Gran Manzana aproximadamente fueron saqueados durante las protestas por la muerte de George Floyd entre el 29 de mayo y el 9 de junio de 2020.
50 pequeños negocios entre bodegas, tiendas de ropa, almacenes, tiendas de celulares y una óptica fueron saqueados o vandalizados en El Bronx.
9 bodegas fueron violentadas y robadas durante las protestas en El Bronx.
2 ó 3 bodegas diariamente son objeto de actos violentos en los últmos cuatro meses, denuncia UBA.
$400 millones de dólares en las 20 ciudades del país causaron las protestas contra la brutalidad policial según una estimación de Anderson Economic Group.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here