Traslado de Embajada de la República Dominicana a Jerusalén recibe crítica

0
113

El secretario general del Movimiento Izquierda Unida (MIU), Miguel Mejía, calificó hoy de paso político temerario el anuncio de la cancillería dominicana de la posibilidad de trasladar su embajada en Israel hacia Jerusalén.

En un artículo publicado en el diario El Caribe, Mejía expresó que asombra cómo en medio de una pandemia, elecciones en Estados Unidos, crisis económica e importantes procesos en América Latina, el país intente adoptar una postura «casi de contrabando» en el tema de secundar «la intención del sionismo israelí de declarar a Jerusalén como su capital».

Es una actitud cuando menos fuera de tiempo y lugar, la cual evidencia un intento sumiso de aprovechar la coyuntura en que la mirada de la humanidad y, por supuesto, de los dominicanos está enfocada en los graves problemas que vivimos, para colarle al país una decisión de alta política y de consecuencias geopolíticas graves, agregó.

Asimismo, el dirigente político escribió que la política exterior en su ejecución, es responsabilidad de la cancillería, pero no es solo asunto de esta, por tanto, «aunque su incumbente está llamado a jugar un papel frente al Presidente, debemos recordarle el jefe de la política exterior es el Presidente de la República, lo cual, no se puede obviar».

Cada paso importante que se de en este sentido, manifestó, especialmente en temas los cuales ni la ONU ha podido resolver, amerita ser consultado con las principales fuerzas políticas del país, incluso, con especialistas en la materia.

En otra parte de su escrito, el secretario del MIU detalló que Jerusalén es la capital de facto, no por derecho, del Estado de Israel y fruto de la fuerza y de una ocupación de territorios que la ONU criticó y condenó en repetidas ocasiones.

Alinearse con el sionismo en este tema, manifestó, no representa los verdaderos intereses nacionales; ni honra a nuestra soberanía, nombre e imagen ir de comparsa con los de estadounidense cada vez este adopte una posición internacional, como lo fue el traslado de su embajada a Jerusalén, que ordenó el presidente, Donald Trump.

Mejía opinó que «la cancillería se ha guiado, en este caso, por la manifiesta supeditación que muestra, también en otras decisiones tomadas a las decisiones norteamericanas en política exterior, olvidando somos un país soberano, y que antes de ser comparsa de ninguna potencia, debe velar por los intereses estratégicos de la nación».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here