Lo que también arrasó la pandemia en NYC: 1,000 tiendas de cadenas cerradas y 50% de restaurantes casi en quiebra

0
197

En el despertar de este nuevo 2021 todavía se trata de entender las dimensiones del inmenso ‘cráter’ que deja a la economía de la Gran Manzana la pandemia del COVID-19. Todo perfila que la quiebra y el cierre de negocios, lamentablemente, seguirá presente en el horizonte de los próximos meses.

Iconos de la ciudad de Nueva York como cadenas de tienda en cada esquina, su gama variada de restaurantes e incluso el “avispero” de los taxis amarillos en la escena urbana, están experimentando un verdadero desplome.

Ya algunos reportes académicos describen qué pasó en 2020 con famosas cadenas de restaurantes de comida rápida, venta de teléfonos inteligentes, farmacias y por lo menos 200 tipos de modelos de negocios minoristas.

El Center for an Urban Future publicó un estudio en donde precisa que la pandemia forzó el cierre definitivo o temporal de más de 1,000 tiendas de esta categoría en los cinco condados.

“El número de minoristas de estas cadenas disminuyó de un total de 7,948 en 2019 a 6,891 tiendas en 2020, un descenso del 13,3 por ciento”, detalla el extenso reporte producto de una recopilación de datos entre noviembre y diciembre del pandémico 2020.

En general, un 2% de estas categoría de tiendas en la ciudad de Nueva York han reportado que sus medidas son temporales y un 11,3 por ciento no han precisado si los cierres son permanentes.

198 tiendas cerradas en Queens
Solo un ejemplo. Cuando el pasado mes de septiembre la cadena de ropa “económica” Century 21 anunció el cierre de sus nueve almacenes en la ciudad de Nueva York, tras reportar su quiebra por los efectos del coronavirus, por lo menos 1,400 personas se quedaron sin empleo. Una de ellas fue la colombiana Giselle Matos, de 45 años, que trabajaba como cajera en uno de sus inmensos almacenes.

“Yo tenía 10 años trabajando en esa cadena y lloramos mucho cuando nos dijeron que no podían más. Todo lo rematamos. Ya han pasado tres meses y no se ve fácil conseguir otro trabajo. Más bien uno siente que cada vez que caminas por una calle hay un nuevo negocio que cerraron”, comparte Matos que vive en Forrest Hill en Queens.

Y precisamente fue en Queens, el segundo condado después de Manhattan, en donde se confirmaron más cierres. Allí un total de 198 tiendas de conocidas cadenas o franquicias cerraron sus puertas. Esto representa un 11,2 por ciento del número total de negocios de este tipo en esa localidad.

Algunos vecindarios se vieron más afectados con mucha fuerza, según el informe.

En específico más de un 25% de las cadenas de tiendas en el código postal 11102 que pertenece a Astoria y el código postal 11413 de Springfield Gardens no siguieron operando comercialmente en 2020.

Otros números muestran el deslave económico: el 28 por ciento de las tiendas del aeropuerto JFK también se fueron a la quiebra o pusieron una pausa ante la abismal disminución de visitantes a la Gran Manzana.

“El año pasado estuvo marcado por una volatilidad económica sin precedentes en la mayoría de los sectores en todos los condados de la ciudad, el mercado minorista nacional experimentó una contracción sin precedentes como resultado del brote de COVID-19 “, destacaron los autores del informe del ‘Center for Urban Future’.

Los más afectados: jóvenes de las minorías
El dominicano José Miguel Feliz, de 22 años, trabajaba como asistente de mantenimiento en una sucursal de la cadena de gimnasios New York Sport Club, en el Upper West Side de Manhattan. Cuando se le permitió a estos establecimientos reabrir en el pasado verano, el joven esperaba ser llamado para reincorporarse. Pero la comunicación que recibió, es que esa sede como otras 26, no abriría “por ahora”.

“Yo ayudaba a mi familia. Tenía como sueño empezar a estudiar en la universidad, pero ese plan tendrá que esperar”, comentó Feliz.

Con un promedio de desempleo que ronda el 14,5% al cierre del año pasado, otras investigaciones reportan quienes son los que más han sufrido la calamidad del cierre de negocios en general.

En un reporte publicado por The New York Times, Stephanie Aaronson, directora de estudios económicos de ‘Brookings Institution’ concluye que la pérdida de empleos por la pandemia ha afectado especialmente a los trabajadores jóvenes que son negros, hispanos o que no tienen un título universitario.

“Tienen tasas de desempleo aún más altas que los trabajadores más jóvenes en general. También es más probable que tengan dificultades porque sus familias no tienen los recursos para apoyarlos”, dijo Aaronson.

Además, como se desprende de un análisis de ‘The New School‘ en el Centro de Asuntos de la Ciudad de Nueva York, el 19 por ciento de los adultos menores de 25 años en la ciudad habían perdido sus trabajos en comparación con el 14 por ciento de todos los trabajadores.

Si bien los trabajadores menores de 25 años constituían solo el 10 por ciento de la fuerza laboral total de la ciudad de 4.8 millones antes de la pandemia, tenían el 15 por ciento de los empleos en las industrias de servicios más afectadas, incluidos restaurantes, tiendas minoristas, entretenimiento y recreación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here