Alianza público-privada para impulsar construcción de viviendas

0
93

En su primer plan nacional para reducir el déficit habitacional de República Dominicana, la gestión actual de gobierno recurre a la práctica de poner en manos privadas la realización de proyectos de gran envergadura, enfatizando en su política de incentivar las alianzas público-privadas.

El mandatario anunció la inversión, con asignación en el Presupuesto Nacional vigente, de RD$1,800 millones para adquirir hasta 11 mil viviendas en el sector privado, como parte del Plan Nacional Familia Feliz, que contempla la construcción de unas 27 mil viviendas en cuatro años.

Los recursos irán a brindar facilidades a las familias de escasos recursos y en situaciones de vulnerabilidad que opten por comprar una vivienda, a las que se les otorgará un bono para el inicial, además del ya establecido por el valor del impuesto sobre transferencia de bienes industrializados y servicios (ITBIS) que se aplica a través de la Ley 189-11, sobre Desarrollo del Mercado Hipotecario y el Fideicomiso.

Por mandato de dicha ley, los adquirientes de viviendas de bajo costo, cuyo valor no exceda los RD$2.0 millones, recibirán un subsidio o bono que será igual a la carga fiscal que conlleva la construcción del inmueble adquirido. En tanto, los desarrolladores de las viviendas acogidos a la ley de fideicomiso quedan exentos del pago del impuesto sobre la renta y del ITBIS, entre otras tasas.

En el nuevo plan, la construcción de las viviendas estará a cargo del sector privado, el cual deberá desarrollar proyectos urbanísticos en todo el territorio nacional, con énfasis en las zonas urbanas.

Los proyectos deben aportar valor a las familias en el sentido de mejorar el perfil del entorno en términos de salud, seguridad, educación y la integración comunitaria, de acuerdo a lo expuesto por Camel Curi Lora, viceministro de Proyectos de Inversión de la Presidencia de la República.

Pero no será un macro proyecto, explica el funcionario, sino que serán soluciones urbanas que se levantarán por lotes, en distintas partes, procurando que no haya grandes desplazamientos de las familias, sino que éstas puedan mejorar sus condiciones de vivienda próximo a los lugares donde desarrollan sus actividades habituales.

Desde que asumió la Presidencia, Abinader ha destacado la participación privada para obras de infraestructura, aprobando en septiembre pasado el reglamento de aplicación de la Ley 47-20 sobre Alianza Público Privada (APP), la cual surge como parte de una iniciativa promovida durante años por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Ya en el país existe experiencia con el proyecto habitacional Ciudad Juan Bosch que se construyó en alianza público-privada durante la gestión de gobierno pasado.

Durante la actual gestión de gobierno se han anunciado varios proyectos a realizarse mediante la participación del sector privado. En diciembre pasado, Sigmund Freund, titular de la Dirección General de Alianzas Público-Privadas (DGAPP), refirió que el gobierno tiene en carpeta realizar los proyectos de ampliación del Puerto de Manzanillo, en Montecristi, y la autopista del Ámbar, entre Santiago con Puerto Plata, mediante la modalidad de alianza público-privada.

También se realizarían proyectos bajo nueva modalidad en el sector hídrico.

Viviendas hasta con 20 mil de inicial

De acuerdo a Curi Lora, las familias de escasos recursos podrán adquirir una vivienda hasta con RD$20 mil de inicial y con mensualidades de RD$3,600.

Además de dar facilidades de acceso al crédito hipotecario, el Plan Familia Feliz otorgará el bono al inicial y subsidio de hasta 500 puntos de las tasas de interés hasta por siete años.

Se podrá aplicar en la compra de viviendas económicas con precios de mercado máximo de 4.5 millones, atendiendo a la segmentación de cuatro grupos de ingresos. En el primer grupo entran las familias cuyos ingresos sean de RD$16,000 mensual, que podrán optar por un inmueble de hasta RD$800 mil pesos.

Sigue el segmento con ingresos de RD$26,000 con opción de adquirir una vivienda de hasta RD$1.4 millones. En el tercero se fija para ingresos familiares de RD$48,000 con opción a una vivienda de RD$2,250,000, y el cuarto, las que tienen ingresos de RD$91,000, las cuales podrán adquirir hasta 4.5 millones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here