Taxistas instan al alcalde no dar ‘más excusas’ para aprobar alivio a deuda de medallones

0
58

Cientos de conductores de taxis amarillos instaron al alcalde de Nueva York, Bill de Blasio a tomar acción y no dilatar con excusas una solución inmediata sobre la abrumadora deuda que encaran.

La paralización económica generada por la pandemia de coronavirus vino a recrudecer la crisis de cientos de taxistas ahogados en la deuda que adquirieron para adquirir a precios exorbitantes los medallones con los que pueden operar en la Gran Manzana.

Tres de los nueve conductores que se suicidaron en los dos últimos años, eran propietarios-conductores. Sus familias informaron que no pudieron resistir la presión de la carga económica de la deuda y la caída del valor medallón de la noche a la mañana.

Una gran caravana de taxis desfiló la mañana de este martes frente a Gracie Mansión, la residencia oficial del alcalde de Nueva York, a quien exigen apruebe un alivio urgente a la deuda, mientras paralelamente, otro grupo de taxistas testificaban de forma virtual en una audiencia con la Comisión de Taxis y Limusinas.

“El alcalde De Blasio prometió cumplir con el alivio de la deuda de los medallones una vez que comenzara a llegar la ayuda federal. No más promesas incumplidas. No Más excusas, señor alcalde. Es hora de actuar a favor de los conductores que pasan hambre porque fueron traicionados por la ciudad y explotados por prestamistas sin escrúpulos”, dijo Bhairavi Desai, director ejecutivo de la Alianza de Trabajadores de Taxis de Nueva York (NYTWA) que agrupa a unos 24,000 miembros.

Dasai detalló que, entre la última ley de emergencia por COVID firmada recientemente, más la ayuda prometida por el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, la Casa Blanca y el Congreso, y el hecho de que hay un superávit de $ 40 millones en el Fondo para la Mejora de los Taxistas de la ciudad, la propuesta de la NYTWA, a un costo de $ 75 millones en 20 años, se puede hacer ahora mismo.

De acuerdo con Dasai, el plan de alivio de la deuda propuesto por la NYTWA, ha sido examinado financieramente por el contralor de la ciudad Scott Stringer y respaldado por la fiscal general del Estado de Nueva York, Letitia James.

La fiscal general presentó un litigio por daños y perjuicios por los $ 850 millones que la ciudad había recaudado a través de la venta de medallones entre 2002 y 2012 después de que una investigación del New York Times revelara un fraude por parte de funcionarios municipales, estatales y federales que permitieron subastas de medallones y ventas a sabiendas que sus valores estaban inflados.

En su oportunidad, el alcalde dijo que no podía actuar hasta que supiera que obtendría ayuda federal. “En este momento tenemos un presidente demócrata y la Cámara y el Senado tienen planes de ayuda en proceso. No más excusas, señor alcalde”, reclamó Dasai.

Propuesta de la NYTWA
La entidad plantea que la ciudad actúe como un respaldo en la reestructuración de los préstamos a $ 125,000 y se refinancian a no más de 20 años a $ 757 por mes, con una tasa de interés del 4%. Si el préstamo está en mora y el medallón está reposeído y puesto a subasta pública, la ciudad haría una oferta mínima igual al saldo de los $ 125,000 en el momento de la ejecución hipotecaria y si nadie oferta más, solo entonces la ciudad compraría el medallón y luego podría venderlo al segundo mejor postor.

Dramático informe
En julio, la Comisión de Taxis y Limusinas publicó un informe que mostraba que el número de pasajeros en los taxis había disminuido en un asombroso 92 %, en junio solo el 20 % de los 13.500 taxis amarillos de Nueva York estaban en funcionamiento, lo que significa que el 80 % de los taxistas amarillos no podían trabajar en todo ese mes.

El estudio además reveló que, los ingresos brutos promedio de los conductores de taxis amarillos disminuyeron en un 70 % entre febrero y abril, y a fines de julio todavía eran un 43 % menos que hace un año.

Mientras tanto, una encuesta a miembros de NYTWA, posterior a la pandemia de COVID, encontró que un asombroso 83% de los conductores no tenían suficiente dinero para alimentación diaria y o estaban cerca de no tener suficiente comida durante el período de cuarentena.

El 37% de los conductores-propietarios informan haberse enfermado de COVID-19 o haber vivido con alguien a quien se le diagnosticó el virus.

“Las cosas han empeorado, no han mejorado y, sin embargo, una deuda de medallón que los prestamistas mantienen en sus programas de contabilidad, sigue siendo el factor absoluto del que depende la supervivencia de miles de familias”, dijo un taxista que desestimó ser identificado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here