De Ortiz a Ozuna y la lucha por grandes pactos

0
75

Marcell Ozuna entiende que, para fines contractuales a largo plazo y de premios, el bateador designado es un “cero a la izquierda”. Tiene gran parte de razón, aunque los números en corto lo escondan.

De acuerdo con el portal especializado en contratos deportivos Spotrac.com, la de bateador designado es la posición que más dinero pagará en 2021 con una media de US$7,7 millones, tres veces más que la de receptor (US$2,2 MM) entre los titulares y casi cinco más la peor pagada, los relevistas (US$1,6 MM).

Sin embargo, donde el jonronero de Boca Chica sí acierta es en la dificultad para ese tipo de bateador conseguir garantía con pactos prolongados. Ozuna viene de jugar en 2020 su primera campaña como DH y la mejor oferta que encontró fue una de US$65 millones por cuatro cursos en Atlanta.

Todavía en 2021 el umbral de los US$100 millones se mantiene reservado para estelares jugadores del infield y outfield y abridores cabeza de rotación.

David Ortiz acumuló los mejores números de la posición en la historia y, por más brillante carrera que agotó, tuvo que lidiar con esa realidad. El Big Papi facturó en su carrera de 20 años US$159,515,500, entre 1997 y 2016.

Pero el mayor contrato que rubricó fue de US$52 millones por cuatro años con los Medias Rojas, unos US$67,1 MM al valor de hoy de acuerdo al índice de inflación, cobrados entre 2007 y 2010 (31-34 años de edad). El grueso del otro dinero (US$76 MM) posterior llegó en extensiones no mayores de dos años.

Otros casos

Nelson Cruz acaba de ganar a los 40 años su cuarto Bate de Plata, al mejor designado de la Liga Americana. Cruz, líder en jonrones en todo el béisbol entre 2010 y 2020 con 362, ha vivido lo mismo.

Un jardinero derecho con gran brazo, pero con un alcance por debajo del promedio, desde 2014 comenzó a reducírsele el tiempo en el right y en los últimos cuatro años solo jugó defensa en nueve de 472 partidos.

El pacto de mayor estabilidad en tiempo y dinero del nacido en Las Matas de Santa Cruz fue uno de US$57 millones y cuatro campañas con los Marineros pagado entre 2015 y 2018. US$66,6 MM de hoy.

Edwin Encarnación vivió una experiencia similar. Llegó a la agencia libre en 2016, precedido de una campaña donde lideró la Liga Americana en impulsadas (127) con 42 cuadrangulares, visita al All Star y 4.1 WAR.

El romanense, a la edad de 34, también se quedó corto en conseguir un pacto a la altura de sus expectativas y tuvo que “conformarse” con uno de US$60 millones y tres años con los Indios.

Ozuna, que para algunos ha perdido habilidades a la defensa, vuelve a ser jardinero izquierdo al no establecerse el DH universal, pero en unos Bravos con gran profundidad en el outfield es candidato a bateador designado en los juegos interligas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here