La ruinosa carrera presidencial de Kanye West

0
73

Con el dineral que le costó y el poco éxito que obtuvo, incluido su divorcio de Kim Kardashian, Kanye West (43 años) seguro que ahora se arrepiente de no haber hecho una mejor campaña en su carrera hacia la Casa Blanca, que fue ciertamente desconcertante. El rapero tiró de su bolsillo para alcanzar la presidencia de Estados Unidos y se gastó nada menos que 11 millones de euros en su campaña electoral.

De esta cifra, más de 10 millones salieron de sus cuentas corrientes, según informa la revista People. El rapero consiguió recaudar otros 1,65 millones para la carrera hacia la Casa Blanca, por lo que en total dispuso de unos 12 millones de euros para lograr su sueño presidencial. Mucho dinero para un magro resultado electoral, ya que en los comicios, celebrados el pasado 3 de noviembre, sólo logró 66.000 votos en todo el país, según las cifras dela Comisión Electoral Federal.

El rapero lanzó su polémica campaña electoral el pasado 4 de julio. Bautizó su proyecto Birthday Party (partido cumpleaños), pero sólo cumplió con los requisitos necesarios para que su nombre se imprimiera en las papeletas en una docena de los cincuenta estados. West destinó más de 6 millones de euros para conseguir que su nombre apareciera en las papeletas, incluido un millón en pagos a Atlas Stategy Group, una compañía propiedad del estratega republicano Gregg Keller, que se cree lideró la exitosa campaña electoral de Donald Trump del 2016. Al final no logró recaudar las decenas de miles de firmas para ser incluido como candidato presidencial en todos los estados.

Los datos también revelan que West pagó 29.000 euros para que su nombre se incluyera en la papeleta de Oklahoma, donde únicamente recibió 6.000 votos. El artista también gastó mucho dinero en tasas legales y en la producción de vídeos on line para promocionar tanto la campaña como su línea de moda, cuyos compradores en algunos casos figuran como contribuyentes a los esfuerzos electorales del artista. Sin embargo, no se registran gastos en publicidad en televisión, radio ni medios digitales.

Como comparativa para ver la magnitud del desastre del aún marido de Kim Kardashian, en las últimas elecciones, el actual presidente estadounidense, Joe Biden (78), recaudó más de 825 millones de euros en fondos y Donald Trump, 670 millones, frente a los 1,65 de West.

Pese a que su candidatura nunca cobró fuerza, en las cuatro semanas finales de la campaña West inyectó 2,2 millones de euros de su propio dinero, y los documentos apuntan a que en la última semana antes de los comicios gastó más de 173.000 euros en publicidad en The New York Times, y cerca de 1 millón de dólares en ropa con logotipos de su candidatura.

West, tras su aventura presidencial es un poco más pobre y ahora, además de su frustración política, debe enfrentarse a su divorcio de Kim Kardashian, una separación que parece directamente relacionada con los desencuentros de la pareja a cuenta de las ambiciones políticas del rapero. Los acuerdos prenupciales firmados por la ya expareja pueden acelerar los trámites judiciales y burocráticos, pero al parecer Kim Kardashian quiere quedarse con la custodia de los cuatro hijos nacidos durante su historia de amor. De la carrera presidencial hacia la nada personal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here