Harlem Village Academies: escuelas de NY para el progreso y la cultura

0
65

La pandemia del COVID-19 ha traído nuevos retos para la comunidad educativa de la ciudad de Nueva York. Pero en medio de las novedades que han debido implementar las instituciones escolares, y la nueva realidad del aprendizaje virtual, la red de escuelas “Harlem Village Academies“, se muestra como un ejemplo a seguir.

Demostrando que en tiempos difíciles, pueden continuar adelante con su misión de educar estudiantes con pensamiento progresista, sin dejar de lado la rigurosidad de sus currículos, las “Harlem Village Academies”, localizadas en Harlem, en Manhattan, trabajan con fuerza para que sus alumnos fomenten su cultura, sean independientes, luchen por la equidad y la justicia, y al mismo tiempo, se diviertan con el mundo de las artes.

Este proyecto, descrito como “una red progresiva de escuelas autónomas, de Kínder a grado 12, afiliada al Progressive Education Institute”, donde se defiende la pasión por crear una “rica vida intelectual” para estudiantes y profesores, busca también promover una sociedad equitativa y democrática, con educación de calidad.

Dominar hábitos como “la capacidad de hablar racionalmente y escribir con claridad, reunir pruebas para respaldar los propios argumentos, la voluntad de examinar los fundamentos de los propios argumentos y acceder con gentileza, cuando sea apropiado, a opiniones más sólidas”, son según estas escuelas, la mejor manera de fomentar la capacidad intelectual para que sus pupilos se conviertan en ciudadanos “democráticos activos y reflexivos”.

Así lo advierte Melissa Ortiz, directora de una de las 6 escuelas que componen la red educativa, quien asegura, que a pesar de la virtualidad que ha reinado en el proceso de aprendizaje de las escuelas, en medio de la pandemia, el compromiso de “Harlem Village Academies” sigue intacto, y se fomenta la ayuda y asesoría constante.

“La manera como seguimos navegando en las aplicaciones del currículo, son un testamento del compromiso de nuestros maestros para ayudar a los estudiantes y puedo decir que nuestras escuelas son el mejor lugar para que padres y estudiantes puedan estar en esta pandemia”, asegura la directora, quen manifiesta que en las sedes del lado este de Manhattan, hay mayoría de estudiantes hispanos.

Ortiz agregó que además de la mportancia del desarrollo intelectual, las artes y la cultura son prioridad en el trabajo escolar, incluso, con clases remoto, donde se han creado presentaciones y montajes.

“Los estudiantes disfrutan del talento y la cultura. Ofrecemos música, danza y artes. En el Mes de la Herencia Hispana, tenemos muestras”, dice la rectora, al tiempo que afirma que su planta de maestros es muy diversa, y que es muy común tener talleres de baila de la cultura latina como mambo, salsa y bachata.

La directora de “Harlem Village Academies” agrega que en medio de la pandemia del COVID-19, ellos no han dejado de manejar con formalidad sus planes de estudio.

“Desde el principio estamos muy comprometidos a proveer como norma la rutina y por eso seguimos manteniendo en mente la planeación de las lecciones y aunque vemos retos en asuntos como la tecnología la meta es hacer que los niños queran estar en clases todos los días”, agregó Ortiz, adviritiendo que all tratan a los estudiantes como individuos, mirando las necesidades que cada uno tenga de manera particular para prestar ayuda.

La red de escuelas cuenta con 232 trabajadores, entre maestros y equipo del personal, de los cuales el 15% son latinos, y dentro de los 1,601 estudiantes que hay allí, 405, más del 25%, son hispanos.

Yaritza Cortés, madre de dos niños que estudian en estas escuelas, destacó además que en medio de las dificultades de la pandemia, los maestros y asistentes, revisan con cada niño planes de acción e intervención
para superar los obstáculos.

“La escuela siempre está ayudando a los padres y los niños. Están ahí para uno“, asegura la madre latina, destacando que la filosofía de la escuela promueve la formación de niños independientes. “Hacen que los niños entiendan las expectativas, estén constantemente ocupados haciendo algo. Hay mucho diálogo y conversaciones, donde los padres están muy metidos en el trabajo, proveen recursos y se promueve que ese no es el salón de un maestro sino el salón de los niños“, concluyó la madre de familia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here