JAPON: Una década de la catástrofe nuclear de Fukushima Daiichi

0
60

Fue hace diez años en Japón. Un terremoto mortal.

El 11 de marzo de 2011, la central nuclear de Fukushima Daiichi quedó parcialmente destruida por un tsunami. Desde entonces, el gobierno japonés y Tepco, la empresa operadora de la central, pilotan el desmantelamiento de las ruinas atómicas.

Tres de los seis reactores están ahora bajo control: los reactores 4, 5 y 6.
La prioridad en las primeras horas consistió en parar los reactores y evitar las emisiones radiactivas vertiendo agua sobre las instalaciones.

Desde 2013, el segundo paso ha sido vaciar las piscinas de los reactores de su combustible, una operación que durará aun otros diez años.

El tercer paso es el más delicado: hay que retirar el combustible nuclear fundido, el corio, de los reactores 1, 2 y 3.

Teruki Fukumatsu, responsable tecnológico senior Toshiba Energy Systems and Solutions Corporation, describe el proceso:«Aquí, el reactor dañado contiene combustible fundido y hay que enfriarlo permanentemente, así que le echamos agua. El agua contaminada que sale es absorbida por una bomba y enviada a este sistema ALPS y la radiación es prácticamente eliminada excepto el tritio, para ser finalmente almacenada en tanques».

El tritio es una parte de la molécula del agua, que tiene una vida media radiactiva muy corta y no se acumula en el cuerpo humano.

El agua tratada se almacena en un millar de tanques : pero estarán llenos en 2022.

Será necesario evacuar esta agua filtrada, y se prevén dos opciones: vaporizarla en el aire o liberarla en el mar.Algo que preocupa a los pescadores y agricultores del lugar.

Christophe Xerri, director del Ciclo del Combustible Nuclear y Tecnología de Residuos OIEA, recuerda que_»Todos los reactores nucleares están autorizados a liberar pequeñas cantidades de radiactividad en el agua y en el aire, todo ello está sujeto a un control reglamentario»._

El desmantelamiento de la central de Fukushima no estará terminado antes de 30 o 40 años, una catástrofe inferior a la que sufrió Chernóbil.

Lo explica el profesor de radioecología de la Universidad Leibniz de Hannover, Georg Steinhauser,«Chernóbil, por ejemplo, ha liberado una enorme cantidad de plutonio y americio. Así que Chernóbil estará contaminado para siempre. Fukushima es una historia completamente diferente. Porque lo que se liberó Fukushima en básicamente cesio radiactivo. El cesio 137 tiene una vida media de 30 años».

Cerca de la central, las autoridades también trabajan en la reconstrucción en zonas descontaminadas para el regreso de los vecinos. Desde 2011, 88.000 residentes han abandonado las zonas evacuadas. Tan solo 14.000 han vuelto a casa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here