Minou Tavárez lamenta asesino de las hermanas Mirabal viviera impunemente en R.D.

0
135

Minou Tavárez Mirabal lamentó, compungida, que uno de los asesinos de su madre y tías -las hermanas Mirabal- haya vivido impunemente en la ciudad de Santiago, donde falleció el pasado fin de semana.

“Hasta hoy siguió viviendo en el país bajo el manto protector de la impunidad”, expresó indignada a Diario Libre Tavárez Mirabal al enterarse del fallecimiento de Alfonso Cruz Valerio, quien fue condenado a 30 años de prisión en el 1962 por el asesinato de Minerva, Patria y María Teresa Mirabal y su acompañante, Rufino de la Cruz.

La también líder política cuestionó que los condenados por ese múltiple crimen solo cumplieron dos años de prisión.

“Estaban viviendo en este país sin haber cumplido nunca una condena, a pesar de que había sido condenado en aquel juicio histórico más alto de la justicia dominicana, que hasta fue televisado”, cuestionó.

Minou relató que en los tribunales se determinó que Alfonso Cruz Valerio fue quien mató a su madre, Minerva Mirabal.

A su juicio, la impunidad que históricamente ha existido en el país atenta contra la democracia.

No hacía vida social
El deceso de Cruz Valerio, de 83 años, se produjo en su residencia del sector Hoya del Caimito, al noreste de Santiago. Padecía cáncer.

Sus vecinos, quienes pidieron no ser identificados, calificaron a Cruz Valerio como una persona hermética que no hacía vida social.

“A ese señor no le conocimos si tenía hijos”, contó uno de los moradores.

El asesino de las hermanas Mirabal y Rufino de la Cruz se hacía llamar Porfirio Valerio.

Por el múltiple crimen de Minerva, Patria y María Teresa Mirabal y Rufino de la Cruz también fueron condenados a prisión Ciriaco de la Rosa, Emilio Estrada Malleta, Ramón Emilio Rojas Lora y Néstor Antonio Pérez Terrero, todos fallecidos.

La Cámara Penal Nacional Dominicana condenó a los principales acusados a la pena máxima de 30 años de prisión, excepto a Ciriaco de la Rosa, quien fue sentenciado a 20 años. Sin embargo, el grupo solo duró dos años en prisión.

Las hermanas Mirabal fueron asesinadas el viernes 25 de noviembre de 1960 por mandato del entonces dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina. La ejecución se produjo cuando las luchadoras antitrujillistas regresaban de visitar a sus respectivos esposos en la cárcel San Felipe, de Puerto Plata.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here