Aunque jóvenes de NYC no muestran “apuro” por la vacuna contra el COVID-19 autoridades alientan a no confiarse

0
120

Con la elegibilidad de todos los neoyorquinos mayores de 16 años para vacunarse contra el COVID-19, la Gran Manzana inicia una carrera que luce cada vez más acelerada para lograr la añorada inmunización de más del 70% de la población antes del verano. Pero como indican algunos reportes preliminares, en el segmento de los denominados ‘millenials´ y ‘generación X’ no existe apuro en apuntarse inmediatamente para las dosis.

Tal es el caso de Andy Xique, de 25 años, quien desde este martes tiene la opción de navegar virtualmente por los centros de vacunación para apuntar una cita. Sin embargo, como muchos jóvenes y adolescentes hispanos consultados por El Diario, “prefiere esperar”.

“Entiendo que ahora hay que invertir mucho tiempo en buscar una cita. Yo prefiero tomarlo con calma y primero hacerme un chequeo médico porque soy asmático. Y no sé qué reacción me pueda dar. Quizás en mayo o junio ya esté listo”, comentó el joven de padres mexicanos.

Por su parte, el estudiante Miguel Lázaro, de 18 años, de ascendencia ecuatoriana y residente de El Harlem, asegura que aunque no necesita la autorización de sus padres, decidió no inocularse de inmediato. Este neoyorquino que sueña con ser médico, expresó que también prefiere esperar unos meses.

“Sé que uno puede ser portador del virus como joven, no tener síntomas, pero puedes llevarlo a la casa y enfermar a tus abuelos. Pero por ahora prefiero cuidarme como lo he hecho. Tengo mis dudas sobre la efectividad de esas vacunas”, reaccionó el joven neoyorquino.

Los adolescentes de 16 y 17 años están limitados a recibir la vacuna solo de Pfizer-BioNTech de dos dosis, ya que es la única que ha sido autorizada para su uso por personas menores de 18 años. Además se requiere el consentimiento de sus padres para ser inyectados, con ciertas excepciones que incluyen a los adolescentes que están casados ​​o sin padres.

Ninguna de las vacunas disponibles, ha sido aprobada todavía para personas menores de 16 años.

“Es solo cuestión de días”
La estudiante de secundaria Mirtha Cabello, de 16 años, es más tajante: “¡Yo no me pienso vacunar! Mi familia es muy antivacunas, me pusieron las dosis que eran obligatorias por ley para inscribirme en la escuela, pero en este caso, uno puede elegir. No es obligatorio. ¡Y no!”

Por el contrario el inmigrante venezolano, Arturo Caballero de 20 años y sus hermanos mayores que son elegibles para vacunarse desde la semana pasada, han tratado por varios portales digitales y teléfonos obtener una cita y ha sido imposible.

“Necesitas horas, días, para conseguir una fecha y un centro. Hay que seguir insistiendo. Es una protección que además es gratuita y es un privilegio que podamos estar inmunizados tan rápidamente. Sabemos que es solo cuestión de días. Pensemos todo lo que tiene que pasar para que un joven de mi país sueñe con ponerse una de estas vacunas. Más bien debemos estar agradecidos”, acotó Arturo.

Más jóvenes en hospitales
Aunque desde el principio de esta crisis de salud pública todas las estrategias de prevención y ahora de inmunización han sido dirigidas a las personas de tercera edad y a quienes padecen de enfermedades crónicas, según datos del Departamento de Salud de Nueva York compartidos por medios locales, más jóvenes están aterrizando en hospitales, por complicaciones asociadas con el virus.

Hasta el pasado domingo 1,146 pacientes con COVID-19 en centros hospitalarios tenían entre 20 y 54 años, en comparación con 986 a principios de marzo. Esto significa un aumento del 16%.

Hasta la última actualización del pasado mes, los neoyorquinos entre las edades de 20 a 44 años representan el 13% de los pacientes con coronavirus hospitalizados en el estado, frente al 7% a principios de enero.

En los meses de calor y las vacaciones de verano que están por venir, el escenario de más movilidad y más reuniones por parte de la población en edades tempranas, es un hecho al cual prefieren anticiparse las autoridades de salud. Y, justamente, la vacuna es identificada como un arma.

Para la dominicana Susana Pérez quien vive en El Harlem, opina que si existe la disposición de los fármacos para frenar la pandemia los neoyorquinos deben seguir esta ruta.

“Yo desde que llegué aquí le puse todas las vacunas a mis hijos. Hoy son hombres y mujeres saludables. Nosotros debemos entender que la ciencia ha avanzado”, comentó la isleña luego de inocularse en el Hospital Metropolitan.

En contraposición, la hondureña Marlyn Ortíz sí muestra ciertas dudas en autorizar a sus hijos y demás familiares jóvenes que se inmunicen tan rápidamente.

“Estos son productos que están en experimentación. Yo he leído mucho sobre los efectos colaterales que están causando algunas vacunas de algunos laboratorios. Prefiero esperar”, aseveró la inmigrante.

La meta del verano
El alcalde Bill de Blasio agregó que estaba “muy seguro” de que la Gran Manzana podría alcanzar sus metas de inmunidad colectiva para junio y en ese círculo están los más jóvenes.

“Esto es algo en lo que trabajamos con nuestro liderazgo de atención médica: ¿cuál sería la cantidad de vacunas completas que cambiarían las reglas del juego para la ciudad de Nueva York? Acordamos que cinco millones marcarían una gran diferencia. Y lo haremos.”

La vacunación a adolescentes en la ciudad de Nueva York y los ensayos de la comunidad científica para eventualmente incluir en los planes de inmunización a niños entre 12 y 15 años, son vistos también como un punto que podría significar un “paso importante” para la reapertura de centros educativos en otoño. Por lo menos esa es la visión del Dr. Jay Varma, asesor principal de salud del alcalde De Blasio.

“Creo que estamos mirando probablemente más hacia el verano, para que realmente acumulemos los beneficios, como para toda la sociedad en conjunto. Y luego lo que se refiere a nuestras escuelas. Pero absolutamente, esta es una gran noticia y puede tener un impacto importante en lo que sucede con los protocolos escolares en el otoño“, concluyó la autoridad de salud.

¿Qué deben saber los jóvenes y adolescentes de NYC?

Todos los neoyorquinos de 16 años o más ahora pueden vacunarse contra COVID-19, pero deben tener en cuenta que algunos centros todavía solo atienden a ciertas poblaciones, como los residentes del condado en el que se encuentran y las personas mayores de 65 años.

Los menores de 18 años deben tener un padre o tutor presente cuando reciban una dosis. No se requiere prueba de estatus migratorio o número de seguro social.

En la mayoría de los sitios de vacunación administrados por la Ciudad están disponibles los fármacos de Moderna y J&J. Estas dos vacunas han sido autorizadas solo para las personas de 18 años de edad en adelante.

La vacuna de laboratorios Pfizer es la única autorizada para adolescentes de 16 en adelante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here