El NYPD defiende táctica de ‘no golpear’ a la puerta antes de ejecutar orden de cateo o arresto

0
67

En momento en que sigue aumentando la tensión en varias partes del país por tácticas policiales que han resultado en la muerte de civiles desarmados, incluyendo el caso de Breonna Taylor quien falleció baleada el año pasado en Kentucky luego que oficiales ingresaran a su hogar, en la Gran Manzana están aumentando las voces para que el Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD) elimine el uso de la táctica ‘no golpear’ a la puerta antes de ejecutar una orden de cateo o arresto.

Esa es una práctica que se usa cuando la Policía ingresa a un lugar, antes de anunciar su presencia, y que generalmente es utilizada como un elemento de sorpresa.

Pero tras el caso de Taylo y varios reportes recientes de al menos tres redadas policiales en hogares en Queens, en las cuales no se avisó antes de que se realizara una orden de cateo, varios funcionarios electos de Nueva York y líderes comunitarios están exigiendo al NYPD que deje de usar la táctica, lo que llevó al alcalde Bill de Blasio a anunciar que la práctica está actualmente bajo revisión aquí en la ciudad.

En una conferencia de prensa en One Police Plaza, la sede principal de la Policía en el Bajo Manhattan, el jefe de Departamento del NYPD Rodney Harrisson defendió la medida, asegurando que las órdenes “de arresto y revisiones, de ‘no tocar a la puerta’, son una herramienta crítica que usan para mantener los narcóticos fuera de las calles y para incautar armas de fuego ilegales”.

El uniformado de más alto rango en el Departamento explicó: “No tocar simplemente significa que no tenemos que esperar a que alguien abra la puerta de una residencia o negocio en un intento de entrar”. Agregó que por el hecho “de que una orden de arresto diga que no se toca a la puerta no significa que no hagamos ningún anuncio antes”.

Las palabras de Harrison fueron reforzadas por el mismo comisionado de Policía Dermot Shea, quien dejó claro que los oficiales siempre se aseguran de que su presencia sea “claramente conocida”, enfatizando que estas órdenes en la actualidad son más necesarias que nunca, con el clima de violencia armada que se vive en la ciudad.

“Es un momento en el que los neoyorquinos se enfrentan a un fuerte aumento de la violencia armada. Un momento en el que los policías del NYPD está ahí fuera y los detectives, todos los días, intentan mantenerlos a ustedes, los neoyorquinos, a salvo”, dijo el Comisionado.

Pero De Blasio aseguró que, como parte del proceso de reforma policial que anunció recientemente, la táctica está en proceso de revisión. “Tenemos que idear una política que tenga sentido a la luz de todo lo que hemos aprendido a lo largo de los años y algunas de las tragedias que hemos tenido. Entonces, esa es una discusión que estamos teniendo en este momento con el NYPD para determinar a dónde debemos ir. Pero creo que la política anterior debe reevaluarse”.

El caso de Breonna Taylo provocó protestas a nivel nacional, luego que la joven afroamericana de 26 años muriera de un disparo dentro de su hogar en Louisville, lo que ocurrió cuando oficiales de policía ingresaron a su apartamento durante una operación antidrogas. Y aunque los policías asegura que tocaron la puerta antes de entrar, un testigo, el novio de Taylo que se encontraba adentro de la vivienda, insiste que él no escuchó ningún anuncio de que eran oficiales y al pensar que se trataba de intrusos disparó, y eso provocó que los policía dispararan en respuesta y fue allí cuando impactaron fatalmente a la joven.

Buenos resultados
Los altos mandos de la Uniformad insistieron que los oficiales, antes de hacer un arresto usando esta táctica, primero realizan numerosas verificaciones de los antecedentes de las personas, para asegurarse de que tengan a los sujetos y los lugares correctos antes de ejecutar las órdenes judiciales.

Y gracias a estas operaciones, insistió Harrison, han logrado prevenir posibles tiroteos en las calles de la ciudad de Nueva York. “El objetivo de una orden de registro es eliminar el contrabando violento en las calles en un intento por salvar la vida de un neoyorquino inocente”, aseguró.

El comisionado Shea insistió que el proceso que conduce a una orden de registro es minucioso, explicando que generalmente comienza con llamadas al 911 de residentes preocupados, seguidas de investigaciones policiales trabajando junto con la oficina del fiscal de distrito. Finalmente, un juez debe firmar la orden judicial.

Y con cifras en mano, Harrison dijo que de las 1,815 órdenes de registro que fueron aprobadas por los tribunales el año pasado, 1,144 fueron de tácticas de ‘no golpear’, las que permitieron la incautación de 792 armas de fuego por parte de oficiales y el decomiso de narcóticos en 667 oportunidades. Solo en 40 casos, no se encontraron las pruebas que buscaban los policías, aseguró.

“No siempre es simple o perfecto. Son situaciones muy complejas. Implican circunstancias muy, muy peligrosas con una planificación meticulosa “, dijo del jefe policial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here