Exigen a México intervenir en el caso del repartidor indígena que mataron en Harlem

0
78

Ha pasado casi un mes desde que mataron al mexicano Francisco Villalba Vitinio en East Harlem y la exigencia de justicia crece mientras pasa el tiempo y la policía sigue sin sospechosos, ni pistas.

El 29 de marzo, casi a la media noche, “Paco” fue a entregar un pedido a la parte trasera de una escuela pública, cuando presuntamente un sujeto se acercó para robarle la bicicleta. El agresor le disparó tres veces en una cancha de básquetbol contigua al inmueble.

“Si querían la bicicleta, que se llevaran la bicicleta, ¿Por qué le tuvieron que quitar la vida? No es un animalito, es un ser humano”, dijo a la prensa mexicana Lucas Villalba, hermano de Paco.

Paco era originario de Xalpatláhuac, Guerrero, donde dejó esposa e hijo. Hace nueve años llegó en busca de una mejor vida y encontró en el trabajo de reparto a domicilio una fuente de ingresos.

Ante la falta de avances en la investigación, el Consulado de México en Nueva York y la Comisión Nacional de Derechos Humanos de ese país, intervinieron para apoyar a la familia del indígena de origen nahua.

“Este Organismo Nacional hace un llamado a las autoridades consulares de México en Nueva York para brindar atención y asistencia inmediata dar seguimiento a las investigaciones que la autoridad estadounidense realice para el esclarecimiento de los hechos y otorgar apoyo a familiares de la víctima”, externó en un boletín la CNDH a la Secretaría de Relaciones Exteriores de México.

“El día que lo mataron a mi hermano lo vi antes, nos cruzamos, le pregunté cómo estaba y me dijo que bien, que todo tranquilo. Él y yo trabajamos por esta zona de East Harlem, por eso nos encontrábamos seguido”, dijo Pedro, otro de los hermanos de Paco, a el diario El Sur.

Workers For Justice ha organizado varias vigilias y no ha quitado el dedo del renglón. Exigen mayor celeridad en las investigaciones y acusan que la Policía de Nueva York no ha hecho lo suficiente para proteger al gremio.

“Ya es suficiente. Nos roban, nos asaltan y nos matan todos los días por hacer nuestro trabajo. ¿Cuántos más tienen que morir para que nos protejan como #Deliveristas?#JusticeForFrancisco #NYCDeliveryWorkers -#LosDiveristasUnidos @workersjusticep”.

“Que esto no quede impune”, dijo Sergio Ajche, dirigente de Los Deliveristas Unidos. Varios integrantes de la comunidad hicieron una vigilia tras el crimen y prometen no cesar.

“Fue un crimen de odio”, han establecido familiares y colegas de Paco, que vive las complicaciones de ser inmigrante y no cuenta con el respaldo total de su gobierno.

Sigue leyendo: “Matar o morir”, así es Nueva York actualmente, según abuela de niño baleado por pandilla

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here