Segunda noche de disturbios en Jerusalén

0
179

La tensión entre palestinos y las fuerzas israelíes aumentaba este sábado con escaramuzas en Jerusalén, manifestaciones en la Cisjordania ocupada y lanzamiento de cohetes desde la Franja de Gaza, una nueva escalada tras los mayores enfrentamientos en años en la Ciudad Santa.

Los enfrentamientos estallaron el viernes por la noche en las inmediaciones de la Ciudad Vieja de Jerusalén, un día después de una noche de incidentes entre un grupo de judíos de extrema derecha que se manifestaron al grito de “Muerte a los árabes”, palestinos y las fuerzas se seguridad. El saldo: más de 120 heridos.

La policía y los jóvenes palestinos jugaban al gato y al ratón cerca de la Puerta de Damasco, después de la última oración del viernes que congregó a decenas de miles de fieles en la Explanada de las Mezquitas, el tercer lugar sagrado del Islam, en pleno mes de ayuno del Ramadán.

Los jóvenes palestinos lanzaron botellas de agua y piedras a la policía, que usó granadas aturdidoras en un intento por dispersar a la muchedumbre y procedió a algunos arrestos, incluido uno por la fuerza, constató un periodista de AFP. También hubo incidentes en distintos barrios palestinos de Jerusalén Este.

Cientos de palestinos se reunieron el viernes por la noche en el paso fronterizo de Qalandiya, que conecta Israel y Cisjordania, donde se prendió fuego a objetos. Los palestinos lanzaron piedras y cócteles molotov a la Tumba de Raquel, un lugar sagrado judío en Belén, en la Cisjordania ocupada, informó. También hubo una protesta en Ramala, sede de la Autoridad Palestina.

Cohetes

Más tarde se lanzaron al menos siete cohetes desde la Franja de Gaza (un enclave palestino separado geográficamente de la Cisjordania ocupada y de Jerusalén) hacia Israel, según el ejército israelí. Algunos cohetes fueron interceptados por el escudo antimisiles Cúpula de Hierro y otros cayeron en terrenos baldíos.

En represalia, los tanques del ejército israelí atacaron la Franja de Gaza, informaron fuentes en el lugar. El ejército israelí afirma haber atacado posiciones de Hamas, el movimiento armado islamista que controla la Franja de Gaza desde 2007 y que en los últimos años aceptó una tregua con el Estado hebreo después de tres guerras entre los dos bandos (2008, 2012 y 2014).

Tras los enfrentamientos del jueves cerca del casco viejo, los más violentos de los últimos años en la Ciudad Santa, el brazo armado de Hamas brindó su apoyo a los palestinos de Jerusalén Este lanzando una advertencia a Israel.

“Decimos a los jóvenes y a nuestro pueblo en Jerusalén: hemos escuchado los ecos de vuestros benditos gritos y heroicos enfrentamientos. Tenéis que saber que detrás de vosotros hay una resistencia sólida y lista (para luchar)”, advirtió en un comunicado el brazo armado de Hamas. “La chispa que encendéis hoy será la mecha de la explosión venidera frente al enemigo”, añadió.

Un agrupamiento de facciones palestinas, incluidos Hamas y la Yihad Islámica, el otro grupo islamista armado de la Franja de Gaza, afirmó en un comunicado el viernes por la noche que “no puede permanecer en silencio” tras la violencia en Jerusalén.

El movimiento chiita libanés Hezbolá -próximo a Irán, al igual que Hamas y la Yihad Islámica- se ha solidarizado con los palestinos, condenando “firmemente” las acciones de la “policía de ocupación” y las “bandas de colonos”.

Y el presidente palestino, Mahmud Abas, denunció estos hechos y pidió a la comunidad internacional que “proteja” a los palestinos de Jerusalén Este.

Los enfrentamientos de los últimos días en Jerusalén comenzaron después de que la policía impidiera que la población se sentara en los escalones que rodean la Puerta de Damasco (Bab al Amud, en árabe), donde suelen reunirse los palestinos durante el período del Ramadán.

Y como los judíos de extrema derecha planeaban manifestarse cerca de esta gran puerta de entrada que da a la Ciudad Vieja muchos palestinos lo consideraron una provocación y un intento de tomar el control de este lugar simbólico.

Llamados a la calma

Estados Unidos dijo estar “profundamente preocupado”. “Los discursos de manifestantes extremistas que corean lemas de odio violentos deben rechazarse firmemente”, tuiteó el portavoz de la diplomacia estadounidense, Ned Price.

“Pedimos calma y unidad, y exhortamos a las autoridades a garantizar la seguridad y los derechos de todos en Jerusalén”, añadió.

En un discurso pronunciado el jueves ante el Consejo de Seguridad, el enviado especial de la ONU para Oriente Medio, Tor Wennesland, denunció estos enfrentamientos y pidió que la tensión se rebaje.

Jordania condenó las “provocaciones realizadas por los grupos judíos extremistas”, e instó a Israel a frenar “el acoso” contra los habitantes de la Ciudad Vieja de Jerusalén.

El alcalde de Jerusalén, Moshe Lion, declaró a la cadena israelí Kan que está en contacto con los líderes palestinos de Jerusalén Este con la esperanza de poner fin a “esta violencia inútil”, que ha estallado un mes antes de las primeras elecciones legislativas palestinas en 15 años y en medio de negociaciones en Israel sobre el posible apoyo de un partido árabe al gobierno que intenta formar el primer ministro Benjamin Netanyahu con partidos de la derecha radical.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here