Vuelven a las escuelas para clases presenciales más de 51,000 estudiantes en la ciudad de Nueva York

0
111

Este lunes 26 de abril, el Departamento de Educación de la Ciudad (DOE) celebró un paso más en la normalización del sistema escolar de la ciudad de Nueva York, tras más de un año de cambios en los procesos de enseñanza debido a la pandemia del COVID-19. Las escuelas públicas de la Gran Manzana comenzaron a dar la bienvenida a unos 51,000 estudiantes más, quienes optaron por volver a las aulas, a clases presenciales en lo que resta del año escolar, algo que habían dejando desde marzo del 2020.

María Martínez, una de las madres neoyorquinas que dio su consentimiento para que su pequeño regresara en persona a la escuela a la que asiste en el condado de Queens, se mostró emocionada por el primer día de clases de su hijo, y defendió que es lo mejor que los padres pueden hacer en este momento por el bienestar de todos.

“Los restaurantes están abiertos hace mucho, los cines, los parques, los trenes, las bodegas, también… todo está abierto. Entonces no veo por qué uno se va a negar a que los niños vuelvan a clases con sus compañeros para que retomen sus vidas, no se traumen más y nos den un ‘break’ a nosotros”, comentó con mucha honestidad la madre colombiana. “Yo sé que a muchos papás todavía les preocupa que los niños puedan infectarse, pero la verdad hay muchos más riesgos afuera de las escuelas, y tenemos que comenzar a avanzar, en vez de seguir en el hueco en que nos puso la pandemia”.

Wendy Medina, quien también tiene a sus dos niños asistiendo a la escuela de manera presencial, se sumó a esa postura y dio su respaldo a los programas de reinserción de los niños de clases virtuales a presenciales, que ha venido manejando el DOE.

“Siento que la Ciudad ha asumido el regreso de los niños a las escuelas, con muchísima responsabilidad, y yo prefiero que estén aquí. No solamente porque así van a aprender mejor, sino porque tenerlos en la casa los pone mal y los desespera”, comentó la madre de Long Island City, quien insistió en que hay una regla de oro para que el regreso a clases sea más seguro.

“Creo que tenemos que empezar desde casa a recalcarle a nuestros niños la importancia de usar todo el tiempo el cubrebocas, lavarse las manos, tener una buena higiene, y cuando estén en la escuela que mantengan el distanciamiento. Creo que ellos lo están siguiendo y eso a uno lo pone tranquilo”, destacó la joven madre.

Más de medio millón siguen en casa
Con la llegada de los 51,000 nuevos estudiantes a las escuelas de la ciudad, se estima que la cifra de alumnos presenciales alcanzará los 378,000, mientras que unos 582,000 estudiantes seguirá en lo que resta del año escolar en la opción de clases virtuales. De los recién llegados a las aulas, 26,500 son estudiantes de preescolar hasta grado 5, alrededor de 10,000 de secundaria, 13,000 de escuela media y 1,500 de los programas de educación especial.

La canciller de Educación Meisha Porter, se mostró complacida con el retorno a clases de este lunes, y advirtió que las escuelas son sitios muy seguros para los niños y el personal. Prueba de ello es que datos manejados por el DOE señalan que desde octubre hasta la fecha, el promedio de contagios de COVID-19 en las instituciones escolares ha sido del 0.55%, mientras que el índice de los últimos 7 días es todavía menor, 0.37%.

“La Ciudad de Nueva York estableció el estándar de oro de reapertura para los distritos de todo el país, y estamos encantados de dar la bienvenida a las escuelas a aproximadamente 51,000 nuevos estudiantes de todos los niveles de los grados”, dijo la jefa de las escuelas de la Gran Manzana. “Nada de esto sería posible sin nuestros resistentes directores, educadores, personal y familias. Les agradezco a todos por sus incansables esfuerzos para garantizar que los estudiantes que quieran tener la oportunidad de tener una experiencia de aprendizaje en persona tengan una”.

En su afán por mantener controlada la pandemia del COVID en las escuelas de Nueva York, la Ciudad ha realizado casi 1 millón de pruebas, entre 486,955 estudiantes y 443,847 entre maestros y miembros del personas escolar. De esos test, 5,198 casos han sido positivo: 3,274 entre estudiantes y 1,845 entre personal escolar. Una novedad con la que se encontrarán los niños que recién regresan a las aulas, es que los CDC (Centros para la Prevención y Control de Enfermedades) cambiaron su protocolo de distancia recomendada para evitar contagios, de 6 pies a 3 pies, favoreciendo que más niños asistan a clases los 5 días.

Algunos todavía no están convencidos
A pesar del arribo de más alumnos a las escuelas, y las voces de “seguridad” emitidas por las autoridades escolares, otros padres como Pilar Martínez, quien tiene a su hijo de quinto grado en clases virtuales, confiesan no sentirse todavía plenamente convencidos de dar el salto a la presencialidad.

“A mí la verdad me da miedo, porque hay muchos casos aun y a veces uno oye que hay cepas y que el coronavirus ha aumentado entonces no creo que sea buena idea mandar a mi niño a exponerse y que de pronto llegue y nos contaguie a mí y a mi abuela, que es mayor”, comentó la madre mexicana, quien se declaró preocupada por el deseo de la Ciudad de que en septiembre todos los estudiantes asistan a lecciones en persona.

“A mí eso me asusta mucho, desde ya. Yo creo que para septiembre, si esto sigue como ahora, el Alcalde debería seguir dándonos la opción de que los papás que no queramos mandar a los niños a las escuelas podamos seguir virtual”, agregó la madre.

Y es que tanto el alcalde De Blasio, como la canciller Porter, han insistido en que su meta final es que haya pronto la mayor cantidad de niños asistiendo a clases presenciales en las escuelas y desde ya trabajan en un eventual regreso total para cuando inicie el próximo año escolar en septiembre, aunque los detalles del plan siguen elaborándose.

“Es demasiado pronto para poder contarles todo sobre septiembre. Pero puedo decirles esto: queremos que todos los niños regresen al aula y estamos planeando que todos los niños regresen”, dijo el mandatario, quien no desconoce a los padres que todavía manifiestan preocupaciones.

“Sabemos que algunos padres todavía pueden tener una gran sensibilidad y preocupación, y vamos a trabajar con eso. Pero el objetivo, lo que estamos planeando, es si cada uno de nuestros niños, un millón de niños, apareciera el día de la inauguración de la escuela, estaríamos listos para acomodarlos. Y vamos a hacer lo que sea necesario para poder brindarles un ambiente seguro y positivo”, agregó De Blasio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here